Habemus novio

Hace unos meses, la chiquiturri me dio una gran noticia: “Mamá, Sara y yo hemos decidido casarnos juntas”. “¿Eihn?”. “Sí, porque las dos hemos pensado que no queremos tener novio y entonces nos vamos a casar juntas”. Cuando las cejas me volvieron a su posición habitual y se me encajó de nuevo la mandíbula, balbuceé algo así como que tenían razón, que ahora un novio no les valdría para nada, y que todo eso ya lo decidirían más adelante.

A las pocas semanas, mi amigo Manolo le hizo una gran pregunta a la chiqui: “¿Tienes novio?”. En el momento, pensé “vaya preguntita, ¿novio, a esta edad?”. Pero la respuesta de la chiqui me dejó helada. “Sí, tengo novio. Es el Andreu”.

Yo me volví hacia ella y le solté un “¿Quéééé?”. Pero mi amigo, que está entrenado en estos menesteres, siguió recopilando información: “¿Y cómo es él?, ¿y qué hacéis?, ¿y por qué es tu novio?”.

Y así me enteré de que a la chiqui su novio le parece “muy grasioso”, que en realidad es el novio de ella y de su mejor amiga, que les gusta correr detrás de él y que le da mucha risa cuando los otros niños les empujan para que se junten.

Así que la chiqui se me ha echado novio. Sin previo aviso, antes de cumplir los 5 años.

Me quedé un poco chof porque empiecen tan pronto con este rollo de los novios. Luego leí que es algo normal en los niños de entre 4 y 5 años, y ya me quedé más tranquila.

Así que ahora lo único que me queda por hacer es investigar a ese Andreu, y, por supuesto, vigilar que no se pase ni un pelo con mi niña. ¡Que corra el aire!

habemusnovio

One Comment

Trackbacks for this post

  1. […] de verano os contaba que la chiquiturri se había echado novio. Parece que el verano ha enfriado la relación y que este año la cosa ya no es lo que era. Su caso […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*