Drama queen

La chiquiturri llora bastante. Más bien mucho. Llora cuando algo no le gusta, cuando no consigue lo que quiere. Cuando alguien no la trata como a ella le gustaría. Llora por decepción, por frustración, por tristeza y por cansancio. También cuando se emociona. Cuando se hace daño, su llanto se convierte en alarido y atraviesa paredes (y tímpanos).

Es un tema que nos preocupa bastante porque, realmente, no sabemos cómo controlar. No es que queramos que deje de llorar, porque llorar es a veces bueno y lícito. Pero es que llora a la más mínima, y sobre todo, de forma habitualmente desproporcionada a lo que le ha pasado. Lo hemos intentado todo, de la empatía al castigo pasando por todas las opciones intermedias, y nada parece funcionar.

El otro día, jugando con sus amiguitos-niños (el grupo de excompis de la guarde), ella se cayó, se hizo daño, y empezó a llorar a grito pelado y con gran desconsuelo, como suele hacer en estos casos (independientemente del daño objetivo -si es que eso existe- que pueda haberse hecho). Uno de ellos, mirándola, se dijo para sí: “Así es como lloran las niñas”.

“Los chicos no lloran” o “llorar es de niña” me han parecido siempre afirmaciones puramente sociales, que asignamos al rol de hombre-mujer, o niño-niña. Otra cosa es cómo llega a una afirmación de este tipo un niño de 4,5 años.

Pero lo cierto es que el comentario me dio que pensar: ¿lloran más a estas edades las niñas que los niños? En mi binomio chiqui-chaturril, sí. La chiqui es una llorona (obviamente a ella no se lo digo así, por aquello de evitar las etiquetas), y el chaturrete es de hierro. Él se ha dado golpes de traca, y no ha llorado más que unos segundillos, donde su hermana hubiese montado un gran drama.

Al resto de los amiguitos de la chiqui no los veo llorar tanto como ella, la verdad. Pero a las niñas tampoco. Así que me quedo igual que estaba, pensando que llorar no es exclusivamente de niña… aunque sí de mi niña.

dramaqueen

De momento no hay comentarios ¿Quieres ser el primer@ en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*