Demasiado congelados

Por encima de nuestras posibilidades. Así de mucho estamos viendo Frozen en nuestra familia. Cuando hace meses nos metimos por casualidad a ver la película de “pirinsesas”, no sabíamos que Frozen se iba a pegar tanto a nuestras vidas.

Vemos la película todos los fines de semana. Oímos su banda sonora casi cada vez que no sentamos en el coche. Tenemos el cuento de la película (que fue el regalo más querido del cumple de la chiqui), y del merchandising tampoco nos libramos: tenemos un pijama y una muñequita Anna de goma. Podía ser mucho peor, lo sé, pero con lo que tenemos, nos da ya para rato.

Principalmente es a la chiquiturri a quien le gusta Frozen. De hecho, entre las niñas de su curso, triunfa a tope. A los niños de su edad les interesa bastante menos… El chatu, en cambio, está en unos niveles de “congelamiento” que casi supera a su hermana.

El nene se sienta en el coche y pide “Anna, Elcha”. Habla muy poco, pero las canciones se las sabe todas, y las canta a su manera, bien entonadas y todo. El otro día, viendo un libro de imágenes, se encontró con un dibujo de un muñeco de nieve y lo señaló diciendo “Olaaaaf”. Por no hablar de cuando hace poco captó una conversación en la calle en la que alguien decía algo de una montaña, y él gritó entusiasmado “¡montaña norteeeee!”.

El padre de las criaturas empieza a estar ya ligeramente cansado de Frozen. Yo tengo que reconocer que me encanta… con sus estereotipos y todo, qué le vamos a hacer. Sobre todo me gusta su banda sonora. Así que, por si por aquí hay alguien que esté también en su punto de escarcha y que  se emocione como yo cada vez que ve a Elsa cantando su canción de libertad, aquí os la dejo, en una versión en 25 idiomas. ¡Espectacular!

4 Comments

  1. Historias de pitufines 02/10/2014 Responder

    A cada niño está claro que le da en algún momento por una peli. El pequeño empezó por Dumbo, quería verla a todas horas, luego descucbrió Cars…y para qué queremos más!!
    La mayor no ha sido tan “fan” de ninguna peli en particular ahora que lo pienso….que curioso, no me había fijado en ello.
    Oye, y que casualidad hablar de la misma peli hoy! jajajaja.
    Buena semana!!

    • la pirata princesa 02/10/2014 Responder

      Sí, sí, qué casualidad, ¿verdad? Aunque lo de Frozen es casi como una plaga… todas las niñas de la edad de la chiqui (4) están como locas! Y sus padres con ellas… Besos y gracias por comentar!!

  2. tía Currita 04/10/2014 Responder

    JA,JA,JA!!!!
    Es inexplicable cómo se repiten los comportamientos de los niños, a pesar de que sean de diferentes generaciones.
    Como todavía no te pueden leer tus niños, el truco -al menos a mí me funcionó- está en seleccionarle otra peli “similar” para que de vez en cuando varíen….y así hasta que tienen “varias pelis preferidas” consiguiendo salir de la rutina de la misma todos los fines de semana…..

Trackbacks for this post

  1. […] juega básicamente a lo mismo que su hermana. Sus juegos (películas, canciones, etc) favoritos, como ya conté, son los que implican algo de Frozen, ya sea jugar con las muñequitas que tienen de Anna y Elsa […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*