Cómo me convertí en supernanny

Al padre de los chiquis y a mí nos poseyó poco antes del verano el espíritu de la supernanny, manifestándose en forma de cartulina amarilla, con reglas que cumplir, pegatinas de dos colores y premios.

La chiquiturri llevaba unas semanas (más bien meses) en los que se le habían agudizado sus superpoderes de hermana mayor rebelde con 3 años recién cumplidos. Estos superpoderes se hacían patentes en forma de sordera selectiva, negación sistemática, remoloneo constante y “no quiero hacer sola las cosas que sé hacer desde hace por lo menos un año, porque si al chatu se lo hacéis vosotros, yo quiero que a mí también”. La situación estaba desmadrándose, cualquier actividad por simple que fuese tardaba siglos e iba precedida de 500 “noes”, amenazas, lloros y enfados. Yo estaba ya bastante harta y agotada de discusiones estériles.

Así que como a la chiqui le encanta pegar pegatinas y tener premios, decidimos probar a hacer las cartulinas de la supernanny. La nuestra quedó así:

supernanny

Definimos seis tareas, ninguna excesivamente difícil: vestirse y desvestirse sola, limpiarse los dientes sola, ir al baño cuando es la hora, ir a casa cuando es la hora, tomarse la leche del desayuno rápido, y no llorar. Si las hacía bien, tendría una pegatina amarilla, en la que pintamos una carita contenta; si no, una pegatina azul, con cara triste. Acordamos con ella para cada día un pequeño premio: cosas que le gustan, no siempre chuches ni cosas materiales. El día que tuviese todo amarillo, tendría premio. A todo le pusimos dibujos (con mucho arte, ya se ve) para que ella entendiese qué debía hacer y qué conseguiría.

Lo hicimos hasta antes de irnos de vacaciones y nos fue bastante bien. Hubo días que le costó más y días que menos, tareas más fáciles y más difíciles, pero entendió perfectamente qué tenía que hacer para obtener su premio. Cuando no lo obtenía, si había sido justo que no lo tuviese, lo aceptaba bien.

A nosotros nos ayudó a que nos hiciese más caso si quería tener sus pegatinas amarillas y sus premios. También fue una forma de que se esforzase en hacerlo todo bien si quería conseguir algo. Por ejemplo, quería una peonza y le dijimos que se la regalaríamos si durante tres días seguidos solo tenía pegatinas amarillas. ¡La consiguió a la primera!

Durante el verano se nos ha descontrolado un poco (bueno, nos hemos descontrolado todos) y ya no hace tan bien las tareas que tenía más que superadas, pero seguro que poco a poco irá recuperando. La clave, creo, está en no fijarse tareas imposibles y en que ella vea que puede conseguir las cosas y que cuando lo hace, tiene su recompensa.

Esta semana hemos empezado la segunda edición, con nuevas tareas y premios. ¡A ver cómo nos irá!

8 Comments

  1. Creo que te lo voy a copiar… Voy necesitándolo!!

    • la pirata princesa 12/09/2013 Responder

      Ya verás qué bien! Al principio cuesta un poco cogerle el ritmo, pero luego funciona! Ya me contarás cómo os va! Besos

  2. Me habló tu padre de esto en la playa… y ya me gustó, pero al leerlo… me ha encantado!!! Te lo copiaré en su momento!!! :-D

    • la pirata princesa 12/09/2013 Responder

      A nosotros nos fue muy bien, la verdad! También para tomarnos las cosas con más calma… a ver qué tal el second round! ! Bss

  3. tía Currita. 12/09/2013 Responder

    No vas nada descaminada. Durante años hemos llevado en casa el control de “puntos” con pegatinas o con boli (solo que eran rojos y verdes). Los premios, variopintos… Y con un excelente resultado. Lo que sucede es que llegará el momento en que te pidan “por favor, mami, vamos a dejar ya eso de los puntos que es de niños pequeños…” Entonces -ya lo sabes- hay que reinventar otro sistema de negociación hasta que se elabore un verdadero “convenio” que romperán cada vez que te hagan “la pelota” adecuadamente…Difícil, pero no imposible. Besazo, cariño.

    • la pirata princesa 12/09/2013 Responder

      Jajajaja, vaya… yo que pensaba que podríamos tirar de pegatinas hasta que se me independizasen… Tendremos que ir pensando alguna alternativa un poco mas sofisticada para cuando cumplan los 18!! ;) besos!

  4. hola yo siempre le pongo a mis hijos supernani y hacemos lo de la cartulina con pegatinas a ellos les gusta mucho y sobre todo se lo pasan muy bien ……Un besoooooo

    • Author
      la pirata princesa 04/05/2015 Responder

      ¿Sí? Nosotros ya hace tiempo que no lo hacemos, la chiquiturri ya se cansó… aunque deberíamos recuperarlo para reforzar algunas cosas… Besitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*