Instinto maternal

En mi casa somos 5: papi, mami, chiqui, chatu, y EL BEBÉ, un nenuco pelón con un lazo en mitad de la calva, sustituto a su vez de otro bebé que no tenía más oficio que ocupar el cochecito-andador de la chiquiturri y que un buen día, según la versión oficial y en pleno momento de desarrollo del apego, decidió irse a vivir con unos castellers (vamos, que lo perdimos en unas fiestas populares).

El bebé nuevo vive como un rey en nuestra familia. Lo llevamos con nosotros de paseo, de vacaciones, nos despedimos de él con un besito cuando nos vamos por la mañana, lo vestimos y desvestimos según el tiempo que haga… La chiquiturri lo colma de atenciones. Lo limpia, lo acuna, lo consuela, lo mima… A la cama no se lo lleva porque prefiere dormir sola (ha ido desterrando todos los peluches y dudús que antes o después la han acompañado en el sueño) , aunque antes de dormir se asegura de que esté a buen recaudo: “Mami, que cuides del bebé”, suele decirme a menudo por la noche antes de que salga de su habitación.

Y cuando el bebé tiene hambre, pues le da de comer. Leche materna, por supuesto.

Este tsunami de atenciones con el bebé empezó justo después de nacer el chaturrete. No es que una cosa y la otra tuviesen relación, simplemente es que  el nacimiento de su hermano y el inicio del juego simbólico, que suele ser alrededor de los dos años, coincidieron en el tiempo.

“Instinto maternal”, me dijeron entonces cuando comentaba cómo cuidaba a su bebé. “Es que estáis genéticamente programadas para esto”, oí alguna vez decir en el supermercado a nuestro paso, cuando salíamos cada una con nuestro cochecito.

No sé si los niños que tienen hermanas cuando desarrollan el juego simbólico también juegan así con sus muñecos. Bueno, eso en el caso de que tengan muñecos y puedan jugar con ellos libremente. De lo que estoy bastante segura es de que una niña de dos años no puede tener ni instinto maternal ni estarse preparando para cuando tenga que cuidar de sus hijos, simplemente imita lo que ve. Y oír comentarios de ese tipo, pues me fastidia…

instintomaternal

5 Comments

  1. Pues en mi casa, de ser cuatro: papá, mamá, Zoe y bebé (el Nenuco como el de tu chuquiturri), hemos pasado, de ayer a hoy, a ser 5. En su cumple le han regalado dos bebés mellizos como sus primitos mellizos Nico y Paula; y ahora no suelta a los bebés desde que se los regalaron. Les cambia el pañal, les pregunta: “¿cómo estáis?”, los duerme… Está claro que los niños imitan y no es porque tengan instinto maternal las niñas. Lo imitan todo. Dile a mi hija que te ponga la cara de mamá cuando se enfada. ¡Es perfecta imitando!.

  2. Aún sin experiencia en la psicología evolutiva de los peques, estoy totalmente de acuerdo… ¿cómo va a tener instinto maternal una peque de dos años? ¿o un peque? nada, le gusta imitar y jugar… y punto!! creo que muchas veces se buscan explicaciones rebuscadas a cosas sencillas… :-D

  3. TIA CURRITA 03/05/2013 Responder

    Pues fíjate que estoy de acuerdo contigo en que el género no tiene mucho que ver en el caso. Pero lo que sí llama la atención -y lo podrás comprobar cuando el peque sea un poquito más mayor- es que a la hora de escoger juguetes en casa, existiendo juguetes de todo tipo y no obstaculizando el acceso a ellos según el sexo del niño, los varones no suelen imitar los cuidados de bebés-muñecos… (al menos, lo que yo he observado en mis sobris, en hijos de amigas y en mi propio mocetón -al que le gustaba muchísimo planchar, ya sabes-)No deja de ser curioso.

  4. Elena Moreno 07/05/2013 Responder

    Totalmente de acuerdo con tus reflexiones! A esas edades (e incluso hay personas que a edades demasiado tardías) imitamos lo que vemos. Cada niñ@ cumplirá con los roles sociales y culturales que le ronden, y ahí la criatura se queda de la mano de D… bueno que se queda a la suerte del ambiente donde haya nacido. Lo peor es que creo que esta influencia marca el comportamiento de adultos y así se explican muchas cosas… De todos modos no todo es imitación, porque a veces los peques mejoran la conducta observada, por ejemplo, fregar vasos (seguro que la princesa pirata me entiende! ). Creo que el tema está en lo que hacen por identificación de su rol y por alguna preferencia que sí que puede venir definida en el/la peque.

  5. la pirata princesa 07/05/2013 Responder

    ¡¡Muchas gracias a todas por compartir conmigo y aquí vuestras experiencias y reflexiones, las aprecio mucho!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*